Madera natural o sus imitaciones ¿Cuál elegir?

Cuando se trata de reformas de viviendas, la madera es uno de los materiales más empleados por su gran versatilidad, resistencia, calidez y por la elegancia que aporta a cualquier espacio. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este material también tiene ciertas limitaciones.

A continuación te explicamos cuáles son las principales limitaciones que tiene la madera natural en comparación con otros materiales que la imitan:

consejos suelos maderaLa madera natural es delicada

Las superficies de madera natural como el parquet requieren de un cuidado especial. Estos suelos, por lo general, se suelen rayar y marcar con mayor facilidad con el movimiento de los muebles, juguetes o tacones. Para evitarlo, será necesario tomar ciertas medidas como el uso de alfombras y moquetas.

Por su parte, los suelo de tarima flotante, imitación de madera, son mucho más resistentes al constante tránsito en comparación con la madera natural, y aunque no es tan bonita como esta, la tarima flotante aporta igual calidez a los espacios.

Este tipo de material es ideal para habitaciones infantiles o para zonas donde hay mayor tránsito de personas como el salón o los dormitorios.

Por otro lado, también tenemos la cerámica imitación de madera, que si bien es muy resistente no tiene la calidez de la madera natural o la tarima flotante. Por esta razón no es recomendada para dormitorios, pero si para estancias donde hay transito como los pasillos.

La madera natural es cara

En este aspecto no hay duda, este material natural es mucho más costoso en comparación a sus imitaciones. Sin embargo, a largo plazo, podemos verlo como una inversión ya que con cuidado y mantenimiento, la madera natural es un material que dura toda la vida.

Lo único que deberíamos hacer es acuchillar la superficie, recuperarla y barnizar para devolverle su brillo y buen aspecto estético, cada cierto tiempo.

Por su parte, como ya hemos mencionado, la tarima flotante es mucho más económica y cuenta con la ventaja de que su instalación es fácil y rápida ya que se instala con un sistema de clic y puede ser colocada directamente sobre el suelo.

La cerámica imitación de madera natural también es un material muy económico, pero tiene la desventaja de que para instalarla es necesario realizar una pequeña obra para quitar el suelo que este previamente en la vivienda.

La madera natural no vale para cualquier habitación

La madera natural no es recomendada para estancias como el baño o la cocina debido a la constante presencia de agua y humedad. Lo mismo ocurre con la tarima flotante o sintética ya que requiere de un cuidado especial al estar en contacto con la humedad.

En estos casos, la cerámica que imita a la madera natural puede ser su mejor opción puesto que es un material resistente al agua, además de ser mucho más económica y de requerir menor mantenimiento y cuidado. Solo basta con limpiarla regularmente con una escoba y una fregona.

Para aportar mayor calidez a la cerámica podemos optar por instalar calefacción en el suelo o simplemente, colocar una pequeña alfombra para baño.

Si aún no sabes si elegir entre la madera natural o sus imitaciones, puedes contar con el apoyo y la asesoría de nuestra empresa. Somos especialistas en reformas y podemos resolver todas tus dudas e inquietudes de forma personalizada.

Más información